Etiqueta: sistema perceptivo reactivo

Neurociencia y Causalidades

terapia breve estrategica - neurociencia y causalidadesProliferan los estudios sobre neurociencia. Estas investigaciones, de gran aportación para comprender la estructura y el funcionamiento del sistema nervioso, que han supuesto un gran avance en el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas, también intentar dar explicación al comportamiento humano, llamémosle, “insano”.

Si en décadas anteriores, las investigaciones se centraban en los neurotransmisores, cómo su carencia o exceso estaba relacionado con los trastornos, ahora las investigaciones de neurociencia se centran en las redes neuronales involucradas así como en la genética (mediante la optogenética se excitan o inhiben determinadas neuronas para acotar en animales vivos los circuitos neurales afectados por dichos genes) ¡Y tenemos genes para todo! El gen de la depresión mayor, el gen del trastorno bipolar, el gen del TDAH, el gen de la ansiedad, el gen de la esquizofrenia, el gen del TOC, el gen de la cleptomanía…

Otros investigadores refieren que es muy difícil identificar la genética de los trastornos mentales dado que, en general, no son producto de un solo gen, sino de un conjunto de genes, una suerte de carga genética  acumulada y su afectación por factores ambientales (la vivencia de experiencias “traumáticas” o negativas).

Sea como fuere, pareciera que los esfuerzos se centran en establecer una causalidad lineal entre “herencia” y trastorno mental. ¿Qué resquicio le queda al ser humano bajo esta perspectiva? Porque si nos ponemos a tirar, la herencia genética del ser humano es común, parte de las primeras bacterias anaerobias, así como nadie está exento de padecer a lo largo de su vida un evento “traumático” (como digo a mis pacientes, la vida es un camino de rosas, con ese dulce aroma y suaves aterciopelados pétalos, pero también con sus punzantes espinas). ¡Es como si todos tuviéramos la espada de Damocles encima de nuestra cabezas!

Es cierto que en los últimos tiempos se ha aprendido mucho sobre la química del cerebro, sobre los neurotransmisores y sus receptores en animales de laboratorio, pero ¿cómo funciona en el cerebro del paciente y en su interacción con el contexto? Porque la mayoría de los pacientes no viven aislados en un laboratorio. Hay que dar más importancia al conocimiento operativo.

Desde una perspectiva menos determinista y de gran valor operativo, el principio de entender cómo funciona el problema para descubrir cómo actuar sobre él, es lo que ha “marcado el norte” de la metodología desarrollada por los investigadores de la Escuela de Palo Alto, los “padres” de la Terapia Breve Estratégica. De acuerdo con los resultados de sus décadas de investigación, es la causalidad circular, la secuencia de retroalimentaciones recíprocas entre causa y efecto, la que crea y mantiene los problemas.

Para el enfoque estratégico, la mayoría de los trastornos psíquicos, son resultado del significado que la persona atribuye a la realidad que está percibiendo en su contexto, y de la manera disfuncional cómo reacciona, lo que le conduce a confirmar su percepción y le “empuja” a reaccionar nuevamente de manera disfuncional, estableciéndose un círculo vicioso.

Por ejemplo, sin ninguna evidencia fuerte, creo percibir en mi cuerpo síntomas de una enfermedad, así que me pongo a hacer comprobaciones a mi cuerpo, a “escucharlo”, prestando mucha atención para verificar si son señal de que todo va bien o no:

  • Pero claro, quien busca, ¡encuentra! Al aumentar la atención a las sensaciones corporales, estas se ven amplificadas, así que descubro señales que me confirman que algo no va bien y me asusto.
  • Con el miedo, más percibo aumentadas mis señales corporales y más estas me van confirmando que tengo una enfermedad. Así que iré al médico de cabecera, que al no descubrirme nada, me manda al especialista.
  • Este hecho, en lugar de tranquilizarme, más me confirma que tengo una enfermedad porque me manda al especialista, comenzando todo un peregrinaje por los especialistas, donde cada visita, a pesar de los resultados ser negativos, más me intranquilizan porque no encuentran lo que me pasa.
  • Más me confirman que tengo una enfermedad, ¡además rarísima porque no dan con el diagnóstico! Me pondré a indagar en internet sobre enfermedades raras y su sintomatología, y encontraré las señales que me confirmen la enfermedad, entraré en pánico, la cosa tiene mala solución, me recetarán ansiolíticos, que me confirman definitivamente que tengo una enfermedad, porque si no … ¿por qué iban a recetármelos?

causalidad circular terapia breve estratégicaExiste una causalidad circular entre cómo el problema persiste y las soluciones intentadas que la persona hace para resolverlo sin éxito. A pesar de la causalidad lineal que pueden sugerir las investigaciones de la neurociencia, la redundancia de esta red de retroalimentación perceptiva y reactiva disfuncional, entre la persona y sus realidades (personal e interpersonal), es la que da lugar a sistemas perceptivo-reactivos rígidos y disfuncionales; al llamado tarstorno mental.

Hasta el momento, las evidencias empírico-experimentales comprueban que así funcionan las cosas, en la mayoría de los casos de trastornos mentales. Es más determinante lo que yo hago, y cómo lo hago, en función de aquello que percibo, que las herencias que, afortunadamente, o desafortunadamente me hayan tocado.

Realidad Virtual y Psicoterapia

realidad virtual y psicoterapiaDebatía el otro día acerca de la utilidad en psicoterapia de las gafas de realidad virtual. Me argumentaban que los tiempos van cambiando, los estilos de vida van cambiando, la cultura e intereses van cambiando, etc., y que debíamos, nosotros psicoterapeutas, adaptarnos si no queríamos “morir”.

Y si es cierto que las cosas van cambiando (creo que era Heráclito quien decía que “lo único constante es el cambio”), también es cierto que la estructura de los problemas “mentales” permanece igual. Ya desde los albores de la Terapia Breve Estratégica, allá por inicio de los 50 del siglo pasado, el equipo de investigadores y científicos de la Escuela de Palo Ato, creadores de este enfoque, se centraron en conocer cómo funciona un problema y qué lo mantiene persistente en el presente. La continuidad y evolución de estas investigaciones ha permitido desarrollar protocolos de intervención, soluciones, para cada tipo de trastorno porque, aunque cada caso sea particular y original, la estructura del problema se repite.

Retomo el ejemplo que me colocaban en el debate mantenido sobre las gafas “virtuales”. Se trataba de una persona que tiene miedo a volar. Me decían que la realidad virtual puede ser muy útil como herramienta de desensibilización sistemática (técnica basada en el condicionamiento clásico desarrollada por Joseph Wolpe, en los años 50 del siglo XX, que consiste en la exposición gradual al estímulo que desencadena el miedo). Subrayaban su aplicación para los casos en los cuales la persona nunca ha viajado en avión y no ha vivido una fuerte experiencia que le desencadene el miedo.

Bien, no diré que no puedan ser válidas las “gafas virtuales” como medida de exposición a la situación temida, pero ¿y el salto de la realidad virtual a la realidad real?

Miles de cosas pueden pasar por la cabeza de aquellos que tienen miedo al avión que les impide afrontar la situación, hayan vivido, o no, una experiencia desagradable volando. (Un inciso: tiene “gracia” que la mayor parte de las fobias se forman a partir de imaginar que se pueda vivir lo temido o que pueda suceder, no de vivir un evento real). Sin embargo, en lo que sí convergen todos los fóbicos es en evitar la situación real que les da pavor.

Cuando lo evitan, inicialmente se encuentran mejor porque no han tenido que afrontar la situación, pero por desgracia esto les confirma que si hubiesen afrontado habrían estado mal, con lo cual, vuelven a evitar. Y cuanto más evitan, más confirman que es “peligroso”, más aumentan su miedo y más vuelven a evitar. Cayeron en un círculo vicioso, en la trampa de la evitación: cuanto más evito, más aumenta el miedo.

Y esta es la estructura del problema que se mantiene constante hoy, siglo XXl, tal como décadas atrás: la solución intentada de evitar paradójicamente amplifica el miedo. Lo que varía es la aplicación de la solución, una prescripción que se adapte a la “originalidad” del paciente y facilite su adhesión al tratamiento (tema que ya da para hablar, y mucho, en otro post).

La cuestión es: ¿será que la realidad virtual podrá llegar a producir la misma experiencia emocional correctiva que la vivencia real o simplemente puede servir como complemento terapéutico?

Call Now Button

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua utilizando este sitio acepta el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si sigue utilizando esta web sin cambiar sus ajustes de cookies o hace clic en "Aceptar" estará dando su consentimiento.

Cerrar